Mejora tu salud física, emocional y mental con el Yoga

Beneficios de practicar yoga

El yoga es una disciplina milenaria india que cada vez tiene más adeptos.  Famosos y anónimos afirman sentirse enganchados, y es que, más allá de las modas, la práctica de este completo ejercicio tiene numerosos beneficios y ventajas tanto para nuestro cuerpo como para nuestro bienestar mental y emocional. No es de extrañar que haya un día internacional del yoga.

Para resumirlo de forma muy esquemática, el yoga conecta el cuerpo, la mente y las emociones utilizando la respiración y las posturas corporales, que pueden adaptarse a distintos grados de dificultad o condicionantes físicos. Por ello, es un ejercicio recomendado para cualquier edad, con bajo riesgo de lesión, y barato.

Reduce ansiedad y estrés

Ayuda a reducir el nivel de cortisol -la hormona relacionada con el estrés-, libera tensiones, ayuda a relajarse y a dormir mejor. Todo ello, favorece directamente el bienestar psicológico. Además, gracias a las posturas que favorecen la concentración, se mejoran el rendimiento intelectual y la atención.

Refuerza el sistema inmunológico y equilibra el nervioso

Precisamente gracias a la reducción del estrés, se aumenta la resistencia a enfermedades e infecciones, ya que unos altos niveles de cortisol en sangre provocan cambios en el sistema inmunológico. Y al combinar en una misma práctica movimiento y relajación, también contribuye a equilibrar el sistema nervioso ya que resulta mucho más eficaz para combatir el estrés que otros ejercicios de relajación que no se acompañen de práctica dinámica.

Fortalece músculos y huesos

El yoga ayuda a fortalecer los músculos -trabaja todos los que el alumno necesite- y huesos, y a diferencia de otros ejercicios de musculación, evita que se acumule ácido láctico en el cuerpo.

Así, protege los huesos, evita lesiones y previene enfermedades como la artritis, además de reducir caídas en las personas mayores gracias al a mejora de la coordinación.

Además, frena la pérdida de masa ósea y ayuda a la columna vertebral proporcionando nutrientes a los discos que se paran las vértebras.

Aumenta la flexibilidad y alivia dolores crónicos y posturales

Con una práctica constante y progresiva de las diferentes asanas o posturas el cuerpo pasará de una rigidez inicial a una flexibilidad que irá en aumento. Esto, siempre con un ejercicio bien adaptado, ayudará a aliviar o hacer desaparecer muchos de los dolores musculares provocados por tensiones y malas posturas diarias, o incluso dolores crónicos como el de cuello, artritis, lumbalgia, etc.

Mejora la respiración

La respiración abdominal o diafragmática que alienta la práctica del yoga incrementa la oxigenación de las células. Con una respiración profunda y pausada se mejora  la circulación sanguínea, se  ralentiza el ritmo cardiaco y se relajan los músculos.

Mejora la salud cardiovascular

La práctica constante del yoga ayuda a controlar la grasa en las arterias, lo que disminuye la posibilidad de sufrir accidentes cardiovasculares.

Además, también está demostrado que quema calorías y que puede retrasar el envejecimiento protegiendo el ADN de los daños provocados por nuestro estilo de vida.

Si te hemos convencido y quieres empezar a practicarlo ya, en estos artículos tienes una gran selección de cuentas de Instagram y Youtube. ¿Eres ya un experto y quieres probar con otra disciplina? No te pierdas este post con las ventajas del taichí.


Suscríbete aquí

Y recibe nuestros últimos posts

En Nalanda utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas con la navegación, consideraremos que aceptas este uso.