Desconfinamiento saludable

Después de este periodo de encierro, de malas noticias y de estar inmersos en una gran incertidumbre que no parece que nos vaya a dar tregua, lo que sí parece ahora, es que el esfuerzo que hemos realizado todos, nos trae su recompensa y empezamos a intuir una pequeña luz al final del túnel.

El gobierno ha explicado que se han establecido una serie de fases para ir recuperando esa “nueva normalidad”. Por favor, no bajemos la guardia.

Quizá lo más recomendable y sensato, incluso saludable, sería aceptar esta nueva realidad que nos ha tocado vivir y que por desgracia y dado como se han producido los hechos, de una forma tan brutal, pasará tiempo hasta que podamos sentirnos de alguna manera “recuperados”.

Desde Nalanda Saludable nos gustaría animaros a que pongáis conciencia en cual puede ser el aprendizaje que podemos sacar de todo lo que ha ido aconteciendo, a título individual y por supuesto cómo colectivo. En este sentido nos gustaría destacar que, juntos, como hemos visto, haciendo equipo, hemos conseguido doblegar la curva de contagios y en consecuencia de defunciones, ese mérito es todo nuestro, hemos sido tremendamente solidarios los unos con los otros, ha sido un gran reto que hemos superado hasta el momento. Sigamos por este camino, dando ejemplo y poniendo atención en aquello que suma con el compañero.

Estamos volviendo a la calle, a un mundo distinto, donde marcará la diferencia en nuestro bienestar (físico y mental) la actitud con la que nos enfrentemos a este nuevo escenario y estamos convencidos de que saldremos más sabios y fortalecidos de esta experiencia.

Por bienestar emocional centremos nuestros pensamientos en lo que SI podemos hacer y no en lo que por el momento no nos está permitido.

Para continuar en esta línea de higiene mental, intentemos normalizar y expresar, con las personas de confianza o de nuestro entorno, como nos sentimos, cuales son nuestras emociones, nuestros anhelos, nuestros miedos, nuestras preocupaciones e inquietudes, todos las tenemos, compartámoslas para aliviar su peso, fomentemos entre nosotros ese diálogo necesario y sincero.

Os animamos también a que no os olvidéis de esos logros, todos esos buenos hábitos que habéis ido adquiriendo durante este tiempo de confinamiento. Seguid cuidando y afianzando vuestros vínculos familiares, de amistad, laborales, vecinales; sin duda serán clave para que podamos celebrar todos juntos el éxito.

En nuestra mano también está, de manera individual, que esta situación continúe por el buen camino y que poco a poco siga mejorando y avancemos hacia la recuperación en todos los aspectos, nuestra actitud ayudará para que en futuro próximo podamos seguir creciendo y disfrutando de todo lo que nos rodea. No dejemos de creer en el otro, seamos ejemplo.

Aquí os dejamos un link al programa REDES, donde el desaparecido Eduard Punset expone junto con distintos expertos cómo podemos aprender a gestionar nuestras emociones:

Por último, nos gustaría finalizar este post con una cita de Viktor E. Frankl(1905–1997)neurólogo y psiquiatra austríaco, sobreviviente del Holocausto: Nuestra mayor libertad humana es que, a pesar de nuestra situación física en la vida, siempre somos libres de escoger nuestros pensamientos”.

Designed by Freepik

Suscríbete aquí

Y recibe nuestros últimos posts

En Nalanda utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas con la navegación, consideraremos que aceptas este uso.