La transformación digital es necesaria para optimizar la CAE

La digitalización está hoy en boca de todos los directivos y es habitual escuchar o leer que una organización está inmersa en un proceso de transformación digital.  Sin embargo, ¿qué significa en la práctica esta transformación? Esta es una pregunta que no solo se hacen los profanos, según corrobora la última edición del Operational Excellence Index de Sphera. En esta investigación anual, el 69% de las empresas participantes, pertenecientes a industrias como la petrolera, la química o la gasista, afirma estar dando sus primeros pasos en transformación digital, pero más de la mitad reconoce que todavía están tratando de averiguar en qué consiste exactamente ese concepto.

Las oficinas de transformación digital, una interesante iniciativa de Red.es

En España, para facilitar el proceso de digitalización de las pequeñas y medianas empresas que aún se mueven en modo analógico, se han puesto en marcha las Oficinas de Transformación Digital. Este mes de marzo, por ejemplo,  se inauguraba en Castilla y León la oficina número 34, dentro de un programa dotado con 5 millones de euros a cargo del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y cofinanciado por el Programa Operativo de Crecimiento Inteligente (POCInt).

La transformación digital es clave para ser competitivos

Al hilo de todas estas noticias que leemos cada día en los medios, el debate acerca de qué es y qué no es la transformación digital sigue abierto. En lo que sí que hay consenso es en que se trata, más que de un fin en sí mismo, de un viaje permanente en el que pueden encontrarse dificultades para su implantación, pero sólo de forma pasajera. Y es que la digitalización no es una opción ni tampoco una moda; ha venido para quedarse. La razón es poderosa: la transformación digital es clave para la competitividad. Es este fenómeno el que va a permitir a las compañías e instituciones conseguir la excelencia operativa al ayudarlas a recortar gastos, mejorar la productividad y ser más eficientes en su actividad.

La mera implantación de la tecnología no es sinónimo de transformación digital, pero sin ella no sería posible la automatización y digitalización de muchos de los procesos y flujos de trabajo que se están realizando en las organizaciones. Así pues, la incorporación de las nuevas tecnologías es indispensable para acometer la transformación digital. En el caso de Nalanda, disponemos de una plataforma propia para gestionar toda la documentación necesaria en la Coordinación de Actividades Empresariales (CAE).

La factura electrónica, uno de los primeros pasos en la digitalización

Precisamente el término digital alude al uso de la tecnología que produce, almacena y procesa los datos. Por ejemplo, la factura tradicional ha dado paso a la e-factura que tiene muchas ventajas para los departamentos de administración: su gestión ahorra tiempo, reduce errores gracias a que mejora la calidad del dato, se puede integrar en el ERP de la compañía, está certificada por la AEAT, reduce el impacto medio ambiental y nos proporciona una importante información sobre la frecuencia de transacciones, métodos y plazos e pago, etc.  De hecho, para contratar con la administración pública es un la facturación electrónica es requisito obligatorio desde que se promulgó la Ley 25/2013.

Suscríbete aquí

Y recibe nuestros últimos posts

En Nalanda utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas con la navegación, consideraremos que aceptas este uso.