Natación: consejos para evitar riesgos y cuidarse

Cuida tu cuerpo si practicas natación

Con estas temperaturas seguro que te apetece darte un chapuzón y, de paso, aprovechar para hacer algo de ejercicio. Ya te hemos contado que la natación es uno de los deportes más completos para todos,  así que seguro que ya estás practicando. Por eso hoy queremos explicarte cuáles son los cuidados que tenemos que tener y las precauciones que debemos tomar.

Consejos para evitar riesgos

Calienta antes de empezar. Es una actividad deportiva, así que no te lances a la piscina y empieces a nadar sin haber preparado tu cuerpo. Basta con unos sencillos movimientos, rotaciones de brazos y tobillos y elevación de rodillas para calentar las articulaciones.

Encuentra tu estilo. Elige el que te resulte más cómodo en función de tu forma física. Croll, espalda, braza o mariposa, cada uno tiene su técnica, pero lo importante es que evites movimientos forzados o que puedan dañarte en función de tu condición física. Como te comentamos en el post anterior, puedes optar por el estilo libre y después combinarlo con algunos ejercicios en el agua.

Utiliza calzado apropiado. Recuerda que hay que entrar y salir del agua y eso puede ser un riesgo si no tenemos un calzado antideslizante.

Cámbiate rápido el bañador. No permanezcas mucho tiempo con el bañador mojado porque la humedad favorece la aparición de hongos.

Cuida tu cuerpo

Aunque hay gente que nada en el mar, la mayoría lo hace en piscina. Tanto si la que eliges es de agua salada como dulce tienes que tener en cuenta algunos cuidados para tu cuerpo, sobre todo si se trata de agua dulce clorada.

Cuida tu piel. No olvides ducharte nada más salir. Primero con el agua de la ducha, y enseguida date una ducha con jabón PH neutro. Después, hidrátate la piel con aceite o crema hidratante. Recuerda que estamos en pleno verano, así que si después vas a salir a la calle y es de día, lo mejor es que elijas una crema con protección, ya que el cloro facilita las quemaduras solares.

Cuida tu pelo. El pelo sufre mucho con el cloro, sobre todo en el caso de los teñidos. Lo mejor es protegerlo antes, con mascarilla o aceite especial. Después de salir hay que lavarlo bien; mejor hacerlo con un champú con trisulfato de sodio, que neutraliza el efecto secante del cloro y volver a utilizar alguna mascarilla que aporte hidratación.

Cuida tus ojos. El cloro es el causante de rojeces, picores y escozores de ojos. Lo mejor es que utilices gafas que impidan la entrada de agua. Si aún así notas tus ojos irritados, lávalos con suero y utiliza lágrimas artificiales.

Cuida tus uñas. El cloro hace que las uñas se vuelvan más frágiles y pueden romperse. Podemos utilizar un endurecedor o aplicar aceite de oliva, que también cumple esta labor.

Y qué me pongo

Hay algunos materiales imprescindibles para la práctica de este deporte:

Gorro. Además de facilitarte la visibilidad al recoger tu pelo, evitan que las piscinas se ensucien con los pelos desprendidos.

Gafas. Ya hemos hablado de la importancia de proteger los ojos, así que hay que elegir unas gafas con buen ajuste para evitar la entrada de agua.

Bañador.  Lo mejor es que optes por uno específico de natación, que te permita libertad de movimientos.

No olvides además un calzado antideslizante y una toalla para la salida.

Hay otros elementos opcionales que te ayudarán en la práctica de algunos ejercicios, como las aletas, para fortalecer las piernas; los guantes y las pesas, para ejercer más fuerza con los brazos;  o las tablas, tubos y colchonetas.

Ya solo falta que elijas playa o piscina y comiences a nadar. ¡No esperes más!


Suscríbete aquí

Y recibe nuestros últimos posts

En Nalanda utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas con la navegación, consideraremos que aceptas este uso.