Para cuidar a tu corazón, vigila la hipertensión

Cómo prevenir la hipertensión

El Día del Corazón es una fecha para tomar conciencia de lo importante que es cuidarnos para mantener sano y contento a este órgano. Algunas patologías que afectan a su funcionamiento pueden desarrollarse de forma silenciosa sin manifestar síntomas hasta que ya es demasiado tarde, como puede suceder con la hipertensión.

Este trastorno progresivo de la tensión arterial puede producir daños irreversibles en las paredes arteriales de órganos tan fundamentales como el corazón, los riñones o el cerebro sin presentar sintomatología alguna.

Unas altas cifras de tensión arterial mantenidas en el tiempo pueden producir un deterioro del correcto funcionamiento de los órganos afectados, manifestándose posteriormente con los síntomas específicos de cada tipo de enfermedad. Otras veces, produce episodios agudos y graves como pueden ser los accidentes cerebrovasculares o los infartos de miocardio, causa frecuente de mortalidad.

Entendiendo la hipertensión, ¿qué es la presión arterial?

La presión arterial es la  fuerza que ejerce la sangre sobre las paredes de las arterias. Cuando tomamos la tensión arterial tenemos en cuenta dos tipos: la máxima y la mínima. La primera es la que se refiere a la presión que se ejerce sobre la pared arterial cuando el corazón, por medio del latido cardiaco, impulsa de forma brusca un bolo de sangre hacia el sistema vascular. Es conocida como la tensión sistólica, ya que coincide con la sístole (latido) del corazón.

La segunda correspondería a la presión que quedaría en el interior de las arterias después de este latido cardiaco. Esta presión es la denominada tensión diastólica, conocida popularmente como “la mínima”.

Los valores de tensión máxima y mínima deben respetar unos “niveles de seguridad”; por debajo de ellos no se produce ningún daño arterial.

Se considera que existe “hipertensión” cuando la media de tres tomas, separadas en el tiempo, da valores de presión arterial superiores a 140 mm Hg (milímetros de mercurio) para la tensión sistólica y/o superior a 90 mm Hg para la tensión diastólica.

¿Es frecuente la hipertensión?

La hipertensión arterial es un trastorno muy frecuente: en nuestro país, aproximadamente el 37% de la población adulta tiene esta enfermedad.

Uno de los factores más influyentes en su aparición es la edad y el sobrepeso: a medida que ambos aumentan,  se  incrementan los niveles de tensión arterial. Uno de los principales aspectos a valorar es que un tercio de los hipertensos no saben que lo son, y otro tercio, aunque sí es consciente, no está bien controlado, a pesar de estar siguiendo un tratamiento.

Por este motivo, los hábitos saludables y el control periódico de las cifras de presión arterial son medidas de gran importancia para su prevención, incluyendo a todos aquellos que ya han sido diagnosticados y están siguiendo algún tipo de tratamiento.

Cómo prevenir la hipertensión

Sí, lo has adivinado: un estilo de vida saludable es muy recomendable para prevenir la hipertensión, ya que puede disminuir las cifras habituales de tensión arterial, retrasar su aparición o reducir la necesidad de medicación, en caso de padecerla.

Presta atención a tu peso y al perímetro de tu cintura

La reducción de peso en las personas obesas disminuye las cifras de presión arterial y añade beneficios sobre otros factores de riesgo metabólicos, como el azúcar o el colesterol. Perdiendo tan solo 4 o 5 kilos, conseguiremos una reducción de nuestras cifras de tensión.

El perímetro de la cintura también tiene relación con las cifras de tensión arterial. Existe mayor riesgo de padecerla en varones con perímetro abdominal superior a 102 cm y en mujeres cuya cintura sobrepase los 89 cm.

Olvídate de los alimentos salados

Nuestra media de consumo de sal suele estar entre 12/15 gramos al día. Estudios clínicos controlados han demostrado que reduciendo la ingesta de sal hasta un máximo de  4/5 gramos por día, podemos disminuir nuestra cifras de tensión entre 4-6 mm de Hg, en unas cuantas semanas.

Muévete

El ejercicio físico ayuda a reducir el peso de las personas con sobrepeso al incrementar el gasto energético pero, además, el ejercicio físico aeróbico practicado con regularidad puede disminuir, por sí mismo, la presión arterial entre 5 y 7 mm Hg.

Hay tantos deportes y ejercicios como gustos; en el blog hemos tratado algunos de ellos (ciclismo, natación, taekwondo, etc.), e iremos añadiendo más para ampliar el abanico de posibilidades y que puedas elegir el que mejor te siente.

Haz una dieta sana

Una dieta rica en vegetales, frutas, lácteos bajos en grasa, cereales, aves, pescados y nueces, y pobre en carnes rojas y dulces, puede disminuir  la tensión arterial hasta 8 mm Hg,  y en mayor cuantía si además es baja en sal.

En este post te dábamos pautas para seguir unos hábitos alimenticios saludables en cualquier momento. 

Abandona definitivamente el tabaco:

El consumo de cigarrillos es un factor de riesgo cardiovascular; el padecer a la vez hipertensión y ser fumador incrementa de forma exponencial el riesgo de sufrir ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares.

Además, los hipertensos que consumen tabaco en una cantidad superior a un paquete diario están más expuestos a desarrollar cuadros de hipertensión maligna y complicaciones cardiovasculares más precoces; otra razón más para abandonar este hábito cuanto antes.

Revisa tu tensión arterial de forma habitual

El diagnóstico de hipertensión requiere verificar cifras tensionales elevadas  en varias tomas y en ocasiones separadas. Por ello es útil que realicemos de forma periódica el control de nuestra tensión arterial, ya sea de forma ambulatoria en la farmacia o en nuestra propia casa, si se dispone de un aparato fiable para tomar la tensión.

Visita a tu médico en caso de dudas

En caso de presentar cifras elevadas de tensión siempre es recomendable consultar con un médico para realizar un mejor control tensional y valorar, en su caso,  la necesidad de seguir algún tipo de tratamiento.

Suscríbete aquí

Y recibe nuestros últimos posts

En Nalanda utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas con la navegación, consideraremos que aceptas este uso.