Piensa y actúa como un líder y te seguirán

Mano que pulsa un botón en el que pone leader, ¿Cómo piensan o actúan los líderes?

Piensa y actúa como un líder y te seguirán

Hay un viejo refrán que dice que “si quieres que la gente te siga, lo primero que tienes que hacer es andar delante de ellos”. Puede parecer algo muy evidente, pero explica muy bien que, para que podamos seguir un camino, debemos tener siempre a alguien que nos lo marque.

Cómo actúan los líderes de las empresas

Este símil explica muy bien el papel de los líderes en las empresas. Cada empresa debe conocer los tipos de liderazgo que existen y poner al frente de la organización a la persona más adecuada.

Esto es algo que no es fácil porque, a diferencia de lo que sucede en la política, en el mundo empresarial a los primeros ejecutivos de una organización no se les elige de forma democrática. A veces llegan a ese puesto porque un dedo les ha señalado, aunque puede suceder que alcancen el liderazgo como consecuencia de un ascenso natural propiciado por sus propios méritos como gestor.

Pero si hay algo que tienen en común los líderes en cualquier organización empresarial, política o social es que piensan, actúan y se comunican de forma similar. Aunque esta forma de comportarse es  diferente a la del resto de los mortales.

Hay una estrecha relación entre la comunicación y la coordinación. Y el reto de un auténtico líder es conseguir que esta relación sea estrecha y efectiva entre los diferentes departamentos de cada corporación, y que todos trabajen en equipo para llegar a alcanzar los objetivos comunes.

La estrategia del “círculo dorado” para alcanzar el éxito

¿Qué tienen en común los líderes más famosos? Todos piensan y actúan siguiendo el patrón del Círculo Dorado.

Este concepto, desarrollado por Simon Sinek, recoge la fórmula que muchos líderes utilizan para maximizar la misión de la empresa e impulsar el posicionamiento de la marca.

Círculo dorado, esquema de pensamiento de un líder según Simon Sinek

Esto es algo tan sencillo, ¿o tan complejo?,  como responderse a las siguientes preguntas sobre tu propia organización:

– ¿Qué? El 100% de las empresas deben saber exactamente qué es lo que hacen, cuál es la actividad a la que se dedican. Dicho en esos términos que se utilizan en los negocios, cuál es su “core business”; qué es lo que nos hace diferentes de nuestros competidores y atractivos para nuestros clientes…? Esa puede ser “la pregunta del millón”.

– ¿Cómo? Sólo algunas saben cómo hacen su actividad, lo que viene a ser cuál es su propuesta de valor. Este es un factor clave: ¿cómo podemos desarrollar ese “core business” de la mejor manera posible…? Esto hace referencia tanto a la estrategia como al plan de acción para llevarla a cabo.

– ¿Por qué? En este caso no estaríamos hablando de ganar dinero, eso lo consideraríamos un resultado. En el “por qué” hay que preguntarse por la motivación de la empresa. Y aquí radica la importancia de este pensamiento.

Pues bien, los grandes líderes, en lugar de ir “de fuera hacia adentro”, empiezan planteándose el por qué: por qué esta organización existe, cuál es la razón por la que está en el mercado y que justifica su existencia… Y sólo los auténticos líderes saben encontrar la respuesta adecuada a esta pregunta.

El principio de la revolución digital; la información es poder

Decía Alvin Toffler, uno de los padres de la revolución digital, que quien tiene la mejor información tiene el poder. Y esta afirmación es todavía más cierta en el mundo de la empresa. Coordinar tareas complejas dentro de una organización está entre las funciones de un líder y es algo que requiere de una buena planificación y organización pero, sobre todo, lo más importante es contar siempre con una buena INFORMACIÓN.

Con los avances tecnológicos, los máximos responsables de estas corporaciones suelen tener a su alcance herramientas tecnológicas para manejar los proyectos y operaciones más complejas dentro de su compañía y poder tomas decisiones con la mejor información disponible.

Estas herramientas sirven para agilizar la toma de decisiones, contribuyen a que estas sean más efectivas y a mejorar no sólo los plazos, sino los procesos de ejecución.

Si nuestro líder no es el mejor, habrá que elegir a otro

Podemos definir el liderazgo como la capacidad de un jefe para influir en su equipo y optimizar la gestión de sus subordinados. Su objetivo ha de ser que la empresa alcance los objetivos marcados y obtenga los máximos beneficios. Sin embargo, no todas las formas de liderar son idóneas para todas las empresas ni para todos los empleados.

Un buen o mal liderazgo tendrán un impacto directo en los resultados de la compañía. Un buen liderazgo se traduce en un mayor rendimiento, empleados implicados en el proyecto, más clientes, más beneficios, etc. Y, por el contrario, un mal líder genera un mal ambiente de trabajo, poca competitividad y, consecuentemente, malos resultados.

Según la APD, existen varios tipos de liderazgo:

  • El Autoritario, que concentra todo el poder y no tiene apenas en cuenta las opiniones de los subordinados. Es un estilo de liderazgo cada vez más cuestionado y que menos vemos.
  • El Dialogante. Busca la opinión de todos sus colaboradores, aunque la decisión final la toma él. Tiene la desventaja de que este tipo de liderazgo ralentiza la toma de decisiones
  • El Personal. Es un líder que se centra en su capital humano. Se comunica constantemente con toda la organización sin preocuparse de las jerarquías; “baja al barro” o a la cadena de montaje, si es necesario. Hace que todas las personas se sientan importantes y más valoradas.
  • El Delegador. Confía en todo su equipo y les deja hacer; les deja equivocarse, si es necesario. Les da mucha autonomía a todos sus directivos y limita la supervisión. Este tipo de liderazgo tiene el peligro de que derive en una falta de control.

Cada organización y cada situación requieren un tipo de liderazgo diferente, por lo que quienes tienen el encargo de designar a un líder deben saber quién puede ser el más adecuado en cada circunstancia.

 Y, llegado el momento, si un líder no está cumpliendo los objetivos establecidos hay que saber cuanto antes que ha llegado el momento de cambiarlo.

Suscríbete aquí

Y recibe nuestros últimos posts

En Nalanda utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas con la navegación, consideraremos que aceptas este uso.